El martes 15 de enero se celebró en Madrid la XXII Edición de La Nariz de Oro, el mítico concurso que premia a aquel sumiller capaz  de distinguir un vino en una copa negra, guiado sólo por su olfato. El certamen congregó a más de 40 sumilleres que cataron más de 40 vinos en una cata a ciegas. A través de sus puntuaciones, los profesionales del vino eligieron entre los mejores tintos con menos de nueve meses de crianza el Care Garnacha…